El 95% de los municipios de Andalucía tiene calderas de biomasa


Andalucía es, de largo, la comunidad autónoma con un mayor número de calderas que utilizan biocombustibles (pellet, huesos de aceituna, etc..), según el registro del Observatorio Nacional de Calderas de Biomasa (ONCB). En concreto, acapara 1.600 de los 3.275 MW instalados, es decir, la mitad del total de España, y casi el cien por cien de los municipios (en torno al 95%) andaluces cuenta con alguna instalación térmica de biomasa. Euskadi, con el 85% de los municipios, y Castilla y León, con casi 600 MW y la mayor potencia instalada por habitantes, son otras dos comunidades autónomas de referencia dentro del ONCB.

Un reportaje de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom) publicado en el último número de la revista  Bioenergy International actualiza el registro del ONCB. Desde que en 2006 comenzó a recoger datos sobre las calderas de biomasa instaladas en España, el observatorio lleva recogidas 38.354 instalaciones, que se corresponden con 3.275 MW de potencia. Según las previsiones del ONCB, en 2020 se podrían alcanzar los 12.000 MW de potencia acumulada, “lo que llevaría aparejada la creación de 25.000 nuevos puestos de trabajo, entre fabricación, distribución e instalación, mantenimiento de los equipos y suministro de los biocombustibles”.

La comunidad autónoma que presenta mejores números es Andalucía, ya que, con 1.600 MW acapara la mitad de la potencia registrada en España. Castilla y León, con casi 600 MW, le sigue a mucha distancia. Cataluña, con algo más de 200 MW, y Extremadura y Euskadi, que sobrepasan los 150 MW, ocupan los siguientes puestos. Donde también resalta Andalucía es en el número de municipios que disponen de alguna caldera de biomasa. En este caso se acerca al cien por cien, con el 95%, muy por encima de la media estatal, que se queda en el 41%. Solo dos comunidades autónomas más, Euskadi, con el 85%, y Cataluña, con el 60%, tienen a más de la mitad de sus municipios con alguna instalación.